Lleva tu coche a un taller antes de salir de vacaciones

Ya contamos las horas para poder irnos de vacaciones. Han sido unos meses muy duros de trabajo, de estrés familiar y de aguantar a mucha gente. Solo pensamos en coger las maletas, montarnos en el coche e irnos a nuestras playas favoritas de España. Eso sí, antes de hacerlo, hay que tener en cuenta una cosa. No podemos irnos sin haber llevado nuestro vehículo al taller. Al igual que las personas, los coches necesitan pasar unos análisis para saber si está todo en regla.

 El salir a la carretera con un coche óptimo es vital para evitar posibles accidentes. Y ya no solo hay que ponerse en lo peor, también puede ocurrir que por tener algo mal del coche, tengamos que volvernos y perdamos parte de nuestras merecidas vacaciones. Por eso, te vamos a recomendar lo que tienes que hacer y decir en el taller cuando estés a punto de hacer las maletas. Toma nota, porque una revisión a tiempo puede hacernos olvidar futuros contratiempos.

Neumáticos

Lo primero que tienes que decir cuando vayas a un taller es que te miren los neumáticos. Son muchos los accidentes que se producen por no tenerlos en condiciones óptimas. Es nuestra manera de agarrarnos a las carreteras y de prevenir salidas o reventones. El personal del taller se encargará de comprobar si tiene grietas o desgastes. Además, que la profundidad del dibujo no sea inferior a la reglamentaria y de comprobar que la presión es la indicada por el fabricante del vehículo. Por supuesto, no te olvides de la rueda de repuesto, y de un kit antipinchazo. No es la primera vez que en mucho tiempo no has pinchado,  y en un mismo viaje, ocurre dos veces. Ya sabes eso de la Ley de Murphy.

Niveles

En el taller te tienen que comprobar que tu automóvil tiene los niveles correctos. Aquí se incluye

  • Líquidos refrigerante. Es el encargado de absorber el exceso de calor que emite el motor manteniéndolo a su temperatura ideal.
  • Líquidos del limpiaparabrisas. Aunque pueda parecer una bobada, muchas veces no está relleno y esto provoca accidentes. Por ejemplo, cuando el barro inunda el parabrisas.
  • Niveles de aceite. El aceite actúa como lubricante y ayuda a refrigerar los componentes, reduciendo así los rozamientos entre las diferentes piezas del motor.
  • Líquidos de frenos. Es necesario comprobarlo y sustituirlo si es necesario, porque con el paso del tiempo pierde efectividad.

Frenos

Los frenos son una parte esencial del coche y que tiene que ser siempre revisada. Por eso, antes de salir es muy importante comprobar los las pastillas y los discos de freno. Las pastillas no estén desgastadas y que el estado de los discos de freno es el adecuado. Además de comprobar que el sistema de frenado no tiene ningún error.

Luces

Durante el verano solemos coger bastante el coche por la noche. Ya sea para acudir a cenar donde unos amigos o a un concierto que hay en el pueblo de al lado a nuestro hotel. Por este motivo, lo que tenemos que hacer es comprobar que todo el sistema de luces funciona bien. Aquí se incluyen las de posición, las de cruce, las largas y los antinieblas. Y por supuesto, los famosos intermitentes, aunque para algunos conductores parezca que no existen. 

Y tan importante como esto, es comprobar la altura de las luces y su haz. Estos ajustes evitarán deslumbramientos con los coches que nos crucemos, una recomendación que nos hacen desde los Talleres Paiz, uno de los talleres Mini y BMW más demandados en la provincia de Granada.

Y nuestra última recomendación son esos elementos auxiliares que pensamos que no son útiles pero a la hora de la verdad se convierten en indispensables. En carretera es obligatorio llevar chalecos reflectantes, triángulos de emergencia, llave, rueda de repuesto y gato. Muchas multas impuestas por la Guardia Civil y la policía son por no llevar estos aparatos.

Así pues, ya sabes que antes de salir de vacaciones tienes que ir a un taller. No te preocupes por el tiempo porque ahora mismo son rápidos y eficaces. Y tampoco por el dinero porque será más que un gasto, una inversión. A la carretera hay que salir con todas las garantías, y si nosotros lo hacemos, nuestro vehículo también tiene que estar al 100%. Y es que un coche en perfecto estado significa seguridad para el conductor y sus acompañantes. Buen viaje, amigo conductor, pero antes pasa por un taller.

Seis consejos para mantener en forma tu PC

Hay alguien que no para de trabajar. Que nunca dice que no a un trabajo. Ya sea por la mañana, por la tarde o por la noche siempre está dispuesto a darle a la faena. Le da lo mismo que sean 7 u 8 horas, el caso es que nuestro ordenador (PC) siempre está en marcha. Por eso, igual que las personas necesitan unos cuidados para sacar su máximo provecho. A nuestro PC le ocurre lo mismo. Por eso hoy te vamos a dar seis consejos para que lo mantengas en forma. Ya verás como comienza a ir más rápido y prolongas su vida.  

El sistema operativo

De vez en cuando tú necesitas hacer un reseteo en tu cuerpo, ¿verdad? Pues tu ordenador también lo necesita. Hay que actualizar el sistema operativo porque si no puedes tener problemas de incompatibilidad o infecciones de virus. No permitas que las actualizaciones automáticas que vienen con el sistema operativo se ejecuten por su cuenta, sobre todo si tienes más de un ordenador.

Actualizar drivers y software

Seguimos con la misma tendencia del anterior punto, para mejorar en la vida hay que actualizarse. Es muy habitual que nos encontremos con problemas debido a que tenemos los drivers desfasados. Ahora bien, recuerda que los drivers siempre debes descargarlos de la página web oficial del fabricante. De hacerlo en piratas, no podemos responder de lo que pueda ocurrir. Con el software pasa igual. Te puedes encontrar con bugs ya solucionados en la última versión, pero que son incompatibles.

Antivirus actualizado

Cuando te pones malos seguro que tomas medicamentos, ¿verdad? Pues con nuestro ordenador hay que hacer lo mismo. Hay que seguir eliminando virus. Tu PC tiene que tener uno actualizado, a ser posible original para evitar posibles futuros problemas. Tienes que tener en cuenta el tipo de antivirus, porque muchas veces es peor el remedio que la enfermedad.

Haz backup

Como pasa en la vida, siempre queremos que nadie muera o lo pase mal. Pero no siempre es posible. Por eso, nuestro ordenador, pues muchas alegrías que nos haya dado, puede tener un principio y un fin. El disco duro puede estropearse e ir pasando el tiempo y comenzar a ir más lento. Por eso, es fundamental que realices un backup para enviar esa información a otro dispositivo. Ya sea a un disco duro externo, otro PC o incluso un USB. Si se trata de una red de ordenadores, habría que ponerse en contacto con alguna empresa de garantías para que lo realice. “Hay que auditar los sistemas en la que se analiza la eficacia y seguridad de los mismos, localizando vulnerabilidades, con la finalidad de presentar un plan estratégico de las medidas correctoras”, explican desde Mantenimiento Informático.

Desfragmenta tu disco duro

El disco duro es una de las partes que más trabajan cuando está encendido. Es el encargado de hacer que funcionen todos los programas, el que busca y almacena los archivos. Sin embargo, el disco duro no graba los archivos en ningún orden en particular: usa el primer espacio vacío que encuentra. De esta manera se esparcen por el disco duro. Es decir, por poner un ejemplo, es como un armario lleno de calcetines pero sin ordenar. Por lo tanto, se tarda mucho más en encontrar lo que buscas. Te recomendamos que hagas una desfragmentación. . Hazlo mensualmente si no utilizas demasiado tu computadora, y semanalmente si la usas mucho. Tienes que ir a «Mi PC» y luego llegar hasta «Disco local (C:)». Posicionas el cursor sobre el ícono, pulsas botón derecho y vas a «Propiedades«. Ahí eliges la pestaña «Herramientas» y haces clic en el botón «Desfragmentar ahora».

La virtualización

Mediante la virtualización de servidores se hace un uso más eficiente de los recursos del servidor, permitiéndonos separar cada servicio en un servidor virtual, lo que nos permite aumentar la disponibilidad de las aplicaciones y recursos, y facilita su recuperación y mantenimiento. Además, facilita mucho la escalabilidad del sistema, separando el software del hardware, y simplifica el cambio de software o la creación de servidores para pruebas.

Además de estos seis consejos que te acabamos de dar, no hay que olvidar cosas tan sencillas de llevar a cabo como mantener actualizados los programas y aplicaciones para evitar problemas de seguridad y adaptarlos con las últimas novedades. En muchos casos podemos apreciar como al llevar a cabo estas simples tareas de mantenimiento nuestro ordenador puede aguantar el ritmo durante mucho más tiempo. Pero con estos consejos, creemos que podemos mantener en forma tu PC.