La cordelería, una industria que sigue siendo útil

Vivimos en un mundo en el que la tecnología ya es una cuestión que nos parece indispensable y sin la cual no podríamos vivir. No nos extraña en absoluto. La manera de trabajar es mucho más eficiente y eficaz si la tecnología está presente, es mucho más fácil acceder a la información si contamos con un móvil o un ordenador. Desde luego, los nuevos modelos de negocio no entienden, en muchos casos, de procedimientos que son rudimentarios. Y es que no cabe la menor duda de que la tecnología ya es uno de los sectores que más nos facilita la vida. 

Pero todo lo que os hemos contado en ese primer párrafo tiene excepciones que confirman la regla. En algunos casos, algunos materiales y objetos que consideramos rudimentarios nos pueden salvar. Uno de los objetos que deja más claro todo esto es la cuerda. Aunque la maquinaria tecnológica llega hasta prácticamente todas las facetas de la vida, ¿a quién no le ha hecho falta en alguna ocasión usar una cuerda en el último año, por poner un ejemplo? Es evidente que a muy poca gente. Y es que la cuerda sigue siendo una amiga para prácticamente todo lo que nos podamos imaginar. 

Una noticia que fue publicada en eldiario.es hablaba de la utilidad de las cuerdas a día de hoy haciendo una comparación que nos ha parecido, cuanto menos, curiosa. El artículo habla de que es con cuerdas con lo que se entierra a la gente en las tumbas, lo cual aprovecha para decir que, metafóricamente, eso nos indica que la vida depende de un hilo, de una cuerda a fin de cuentas. Y es que eso es tan real como la vida misma. Estamos seguros de que muchas de las personas que estáis leyendo este artículo estáis de acuerdo con nosotros ya sea en mayor o en menor medida. 

Los profesionales de un área como lo es la logística seguro que también lo están. Aunque es precisamente este uno de los campos en los que más se ha desarrollado la maquinaria en los últimos tiempos, no es menos cierto el hecho de que la cuerda sigue siendo un objeto indispensable, sobre todo, para garantizar la seguridad de las mercancías que se van a desplazar de un sitio para otro. Este es uno de los ejemplos de materiales rudimentarios y clásicos que siguen siendo de gran utilidad a la hora de garantizar esa seguridad sin la que este tipo de trabajos sería, sin lugar a dudas, mucho más peligroso. 

Hay objetos que pensamos que han pasado de moda pero que están a la orden del día en una medida siempre mucho mayor de la que nos podemos llegar a imaginar. La mejor representación y ejemplo de lo que os estamos comentando la ponen las cuerdas, que siguen siendo usadas en una amplia variedad de situaciones en nuestra vida a pesar de la dependencia que ya tenemos de la tecnología. Los profesionales de una entidad como lo es Cuerdas Valero, especializados en estos asuntos, así nos lo han confirmado, asegurando que su negocio sigue siendo rentable y que el volumen de pedidos, incluso, se encuentra en una tendencia alcista. 

Un producto que también es de futuro

La cordelería comprende una serie de objetos y productos que van a ser de una enorme utilidad incluso en los tiempos que están por venir. Desde luego, es evidente que la ayuda que proporciona una buena cuerda es algo que todavía es idóneo para muchas personas que trabajan incluso en los sectores más tecnologizados del mundo, como lo puede ser el de la logística. La verdad es que este hecho demuestra que una combinación entre lo viejo y lo nuevo puede ser de una enorme utilidad a pesar de encontrarnos en una sociedad en la que lo que se descubrió ayer ya ha quedado pasado de moda. 

Estamos convencidos de que la cuerda no es el único material que se encuentra en esta situación. A veces, solemos pensar que los nuevos avances son mejores simplemente por ser nuevos. Y, aunque seguro que es así en buena medida, no siempre funciona de este modo. Por eso, conviene analizar cada caso en particular y hacer una lista de pros y contras. Porque lo que está claro es que lo que ayer nos sirvió para algo también nos puede servir para hoy, aunque su utilidad haya cambiado. 

Los avances tecnológicos no siempre terminan con objetos que han realizado una serie de funciones a lo largo de las décadas anteriores. A veces, esos objetos se pueden reutilizar para otro tipo de labores. Y eso es lo que está ocurriendo en la industria de la cordelería en buena medida. La verdad es que la cordelería sigue siendo útil en un buen manojo de situaciones y no cabe la menor duda de que, con estos mimbres, tendremos que seguir utilizándola para muchas cosas a lo largo de nuestra vida.

El confinamiento hace que miles de españoles den sus primeros pasos en la cocina

¿Alguien se imaginaba a principios de este año todo lo que está pasando durante esta primavera y lo que se avecina de cara a este verano? La verdad es que estamos viviendo una situación lo más inimaginable posible hasta hace bien poco y nos tenemos que acostumbrar a la nueva realidad. Esa nueva realidad ha implicado pasar mucho más tiempo del habitual en nuestra casa. Incluso ha sido habitual que muchas personas ni siquiera salgan de ella. Precisamente por ese motivo se ha agudizado el ingenio de muchas personas que han buscado en el confinamiento una oportunidad para hacer cosas nuevas. 

Una de las cuestiones que más enteros ha ganado de un tiempo a esta parte es la que está relacionada con todo tipo de tareas culinarias. Son muchas las personas que han comenzado a cocinar y elaborar recetas en los tiempos que corren. Y la verdad es que muchos y muchas se habrán sorprendido a sí mismos. Ha sido habitual, durante estos días, ver publicaciones en redes sociales y noticias que hacen referencia a la nueva moda en lo que tiene que ver con el ocio español: ponerse el mandil y crear. 

Una noticia que fue publicada en eldiario.es se hacía eco de lo que venimos hablando. Y es que esta tendencia ha sido bastante evidente en todos y cada uno de los rincones de nuestro país, además de haberse convertido en algo habitual entre personas de todo tipo. Aunque el prototipo de cocinera que hay en España es una mujer de mediana edad, los hombres también parecen haber dado un paso al frente y también los jóvenes. La verdad es que esta no es, en absoluto, una mala noticia. Es algo que, de hecho, debemos celebrar. 

Otra noticia, en este caso del diario 20 Minutos, informaba de algunos de los nombres que, a través de redes sociales, han empezado a explicar algunas recetas. Dani García o Luis Aduriz son solo dos de ellos. Y la verdad es que su ayuda estamos seguros de que ha permitido a muchos primerizos y primerizas a quitarse ese miedo inicial que siempre nos acompaña cuando nos ponemos delante de nuestro primer fogón. Como apunta la noticia, el coronavirus ha permitido que haya una efervescencia de este tipo de casos. 

Además, y para los que ya sabían cocinar, este ha sido un momento idóneo para perfeccionar algunas técnicas y también para descubrir algunas cosas nuevas, lo que sin duda va a tener una influencia tremenda sobre la variedad de cosas que sabemos cocinar y sobre la originalidad que despierte en nuestro interior a la hora de elaborar una de nuestras grandes recetas. Cocinar es sinónimo de sorprenderse a sí mismo y a los demás, y está claro que es una de las muy pocas noticias positivas que nos ha dejado la llegada del coronavirus a nuestras vidas. 

El tomate frito, el producto estrella 

Si el coronavirus ha hecho posible que haya habido mucha gente que se ha interesado por primera vez por la cocina, el tomate frito ha sido el producto más utilizado a la hora de confeccionar todos esos menús y recetas de los y las noveles. Así es como nos lo han contado los profesionales de Hida, una entidad dedicada precisamente a la elaboración de este tipo de productos. Según ellos, incluso ha crecido de una manera más que interesante la venta de este tipo de artículos en los momentos en los que el confinamiento ha caracterizado el modo de vida de la sociedad española al completo. 

Y es que, pensándolo bien, el tomate frito es uno de los productos que mejor puede combinar con una enorme cantidad de platos. Pocos son los productos que tienen esa capacidad a día de hoy y la verdad es que esto es lo que explicaría que la gente de tomate frito sea tan grande en un país como el nuestro en la actualidad. Y lo mejor de todo es que a todo el mundo le encanta este tipo de productos. A los niños y a los abuelos, pasando a todas esas personas catalogadas como de media edad. Y es que no es para menos. 

Estamos convencidos de que, además, este producto va a seguir siendo uno de los más demandados en los próximos años. Los motivos son los mismos que os venimos desgranando en los párrafos anteriores. Y es que el tomate es la mejor manera de experimentar en la cocina. Todas aquellas personas que hayáis dado vuestro primer paso en lo que tiene que ver con la cocina en las últimas semanas seguro que os habéis dado cuenta de ello. Y seguro que habéis disfrutado. Estamos convencidos de que repetiréis y de que terminaréis siendo buenos y buenas chefs.

La moda, un negocio que sigue siendo una referencia absoluta en España

Uno de los negocios que más ha venido creciendo en España con el paso de los años no ha sido otro que el de la moda, que ya ocupa un puesto de los más importantes en lo que tiene que ver con el ránking de facturación de este país. Los ciudadanos y ciudadanas de este país hemos visto en la moda una ciencia ideal para conseguir una imagen impoluta y la verdad es que, a juzgar por el crecimiento de este sector de un tiempo a esta parte, muchas personas creen haber dado con la táctica ideal para ello.

Aunque es cierto que la moda es algo que es cada vez más heterogéneo, no es menos verdad el hecho de que ha sido un grupo de población el que mayoritariamente la ha ido manteniendo con el paso de las décadas. Hablamos de las mujeres, que, desde luego, se han convertido en el baluarte de esta actividad y que han solido valorar en una mayor medida un aspecto como lo es la imagen, adelantándose a los hombres en todos los puntos que tienen que ver con este asunto y que ellos también han ido comprendiendo, pero tiempo después.

El negocio de la moda, en términos generales y como ya hemos apuntado, ha ido creciendo en los últimos tiempos. Una noticia que fue publicada en el portal web Modaes informaba de que ese negocio había «ganado una talla» al ganar un 4% en 2017 y al haber facturado, ese mismos año, nada más y nada menos que 1’7 billones de dólares, una auténtica barbaridad que le pone como uno de los sectores más fuertes de la actualidad y al que no supera cualquiera. Y es que no todos los sectores facturan esa tremenda cantidad de dinero ni siquiera empalmando varios años.

Atendiendo a lo que se gasta cada español en moda al año podemos comprender el éxito de la moda en nuestro país. Y es que, según una noticia que fue publicada en el portal web Bolsamanía, cada persona de este país gasta de media unos 451 euros en ropa y complementos. Al menos así fue durante el año 2016 y así se ha ido manteniendo hasta la fecha. Queda más que demostrado que la moda es una de las actividades que más necesitamos y que más valoramos. Y es que, sin ella, sería bastante difícil proyectar la imagen que queremos de nosotros.

En los momentos en los que nos encontramos, todo el mundo valora un instrumento como lo es la ropa a la hora de potenciar la imagen personal. Este es uno de los sectores más activos de todo nuestro país y es uno en los que la gente pone más empeño. Un claro ejemplo de lo que comentamos lo han puesto las mujeres, un público que ha puesto mucho empeño en esta potenciación de la imagen personal de la que hablamos. Así es como nos lo han comentado los profesionales de HHG, una entidad dedicada a la venta al por mayor de todo tipo de prendas para ellas.

Una fuente inagotable de trabajo

El sector textil siempre ha sido uno de los más importantes en lo que respecta a nuestra economía. Emplea a miles y miles de personas en todo el territorio nacional y no cabe la menor duda de que el volumen de facturación que genera está fuera del alcance de muchas otras actividades que se desarrollan en otros puntos de nuestra geografía. Precisamente por eso hay que poner en valor todo lo que supone y la importancia que tiene para que la economía de este país registre unas cifras lo más positivas posible con independencia del contexto en el que nos encontremos.

En los últmos años, el aumento de la potencia de la moda masculina e, incluso, la moda deportiva, han hecho que todo lo que tenga que ver con el textil español siga disponiendo de una salud de hierro. Esta es precisamente una de las cuestiones que mejor habla de esta actividad y una de las que deja meridianamente claro que la moda tiene todos los elementos para ser una de las actividades de referencia de la economía española, algo que ya es verídico pero que, como es lógico, tenemos que intentar mantener e incluso mejorar si fuera posible.

No cabe la menor duda de que, en los próximos años, la moda va a seguir destacando sobre un elenco importante de sectores. Y será así porque nosotros y nosotras, los ciudadanos y ciudadanas de este país, así lo queremos y porque apostamos por esta actividad como la mejor para cuidar de nuestra imagen. Desde luego, los resultados que proporciona así lo avalan. Apostar por ella es, por tanto, un acierto y una recomendación que, desde aquí, os hacemos de la manera más encarecida.