Es necesario implementar mejores técnicas de formación para los interesados en estudiar Turismo

Hay un sector de actividad en España que viene siendo imprescindible en los tiempos que corren. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del sector dedicado al turismo, que se ha convertido en la referencia indiscutible a nivel económico en nuestro país. Ese lugar que tradicionalmente había ocupado la construcción durante el siglo XX ahora lo ocupa un turismo que, además, es mucho más fiable debido a que, mientras que una persona tiene un número limitado de casas o propiedades, puede acudir a una determinada zona de nuestro país un número realmente grande de veces.

Es precisamente por eso por lo que creemos con firmeza que toda la gente que se dedique al turismo en nuestro país tiene un gran futuro por delante. La verdad es que no cabe la menor duda de que el turismo no es solo una manera de que nuestro PIB sea un dato realmente alentador, sino que también es importante que dé trabajo y oportunidades de desarrollo personal a toda esa gente que se ha mostrado interesada en realizar estudios en la materia. Y lo cierto es que la gran cantidad de visitantes que tiene un país como el nuestro es una oportunidad excelente para ello.

Sin embargo, hemos visto algunos artículos periodísticos en algunos medios de comunicación que no nos han dejado precisamente tranquilos:

  • En primera instancia, un artículo del diario El País se preguntaba si de verdad no merecía la pena estudiar Turismo en nuestro país. La pregunta se la hacía tras un dato del Ministerio de Educación en el que se comentaba que uno de cada dos estudiantes de esta materia se termina dedicando a alguna actividad para la que no le hace falta ninguna cualificación.
  • Otro artículo, en este caso publicado en el portal web Nius Diario, informaba de que, «en el país del sol y la playa», el grado de Turismo no es una garantía de colocación. La verdad es que esta es otra de las noticias que no nos gusta ver, pero no porque no sean reales, sino porque dejan claro que en España todavía tenemos muchas cosas para mejorar en el aprovechamiento de todos los recursos de los que disponemos para potenciar la industrian turística de esta nación.

En España, tenemos un clima que es idóneo para potenciar el turismo todavía más de lo que ya está. Pero está claro que estamos teniendo algún problema, porque muchos de los estudiantes de Turismo en nuestro país están en el paro. ¿Cómo es eso posible? Desde Formatic Barcelona, una escuela universitaria de Barcelona, nos han informado de que esta puede ser una de las explicaciones que tengan que ver con la falta de calidad de la educación pública. Lo cierto es que los estudiantes que provienen de esta entidad parecen estar teniendo bastantes más facilidades a la hora de encontrar un empleo.

No cabe la menor duda de que la calidad de la educación es un aspecto clave para conseguir que la gente consiga un empleo. Hay muchas personas, especializadas en recursos humanos y en el funcionamiento del mercado laboral, que nos han asegurado que, en efecto, la falta de calidad en algunos aspectos ligados a la educación termina siendo una de las explicaciones para que, por ejemplo en este asunto, haya tanto fracaso laboral. Y la verdad es que no podemos permitirnos el lujo de hacer que la generación más preparada de nuestra historia. Sería un error del que no nos podríamos recuperar en mucho tiempo.

Tenemos más potencial del que pensamos

La verdad es que en nuestro país está claro que existe potencial para el turismo, hablando desde el punto de vista de los recursos humanos que tenemos para ello. Hay muchas personas que sienten verdadera curiosidad por esta ciencia (porque, al final, el funcionamiento del sector requiere que sea denominado como tal) y son muchos los que viven desde que son pequeños en entornos que son turísticos por definición. La verdad es que tenemos que tener la capacidad para dotar a todas esas personas de la formación óptima para que puedan desempeñar una labor en el sector. Será esa la mejor manera de garantizar el crecimiento del mismo.

España va a seguir siendo un país eminentemente turístico con el paso de los años. A nadie le cabe alguna duda al respecto. Y es que tenemos demasiadas ciudades con un buen clima y buenas costas, pero es que además tenemos una historia que es envidiable, un turismo interior como del que no pueden presumir todos los países y, por si fuera poco, unas pistas de esquí que son de las mejores de Europa por mucho que la concepción general sea la de un país caluroso y con mucho sol.

El chino y el árabe, dos idiomas fundamentales para tener un hueco en el mercado internacional

La globalización es uno de los fenómenos sociales y políticos de mayor importancia en las últimas décadas. Podríamos decir, sin ningún miedo a equivocarnos, que es el verdadero reto del siglo XXI. Este fenómeno ha cambiado todas las dinámicas de trabajo, de comunicación y de cultura que veníamos desarrollando a lo largo del siglo XX y lo mejor de todo es que todavía creemos que la globalización no ha llegado a ese punto álgido que alcanzará en algún instante de este siglo. Y eso nos exige todavía más cambios y más adaptaciones a una nueva realidad.

En el momento en el que estamos, existe una enorme cantidad de interconexiones en la sociedad de las que dependen las relaciones que unos países tienen con otros. Y eso hace que haya un instrumento que haya ganado un valor tremendo en los últimos años. Hablamos de un asunto como lo es el de los idiomas, que sin ninguna duda todos tenemos la obligación de dominar si queremos que un negocio tenga muchas más posibilidades de triunfar al poder operar de alguna manera más allá de las fronteras del país en el que trabaja.

En el apartado de idiomas, es muy difícil valorar si estamos operando bien o no. Es evidente que la sociedad española, por ejemplo y al igual que muchas de las sociedades occidentales, ha hecho un gran esfuerzo en lo que tiene que ver con que sus ciudadanos y ciudadanas aprendan el inglés, que sigue siendo el idioma de referencia de los negocios. Pero hay que tener clara una cosa: hay varios mercados que son de lo más interesantes y en los que el inglés no es el idioma mayoritario. Hay que ampliar fronteras en lo que tiene que ver con el aprendizaje de idiomas.

Dos son los mercados de los que no nos podemos olvidar a día de hoy:

– El chino. Una noticia que fue publicada en el portal web Política Exterior informaba de las relaciones políticas y comerciales entre nuestro país y China. Según esta noticia, la presencia empresarial española en el gigante asiático se vio aumentada hasta en un 70% entre los años 2008 y 2011, algo que ha continuado desarrollándose durante toda esta década y que ha favorecido una mejoría en las relaciones. Como es evidente, esto nos ha obligado a conocer el idioma chino, un gran desconocido tradicionalmente en España.

– El árabe. Otra de las grandes potencias económicas del mundo y que nos obliga de alguna manera a conocer un idioma que es imprescindible. Según un artículo que fue escrito en la página web The Diplomat, las exportaciones españolas a los países árabes se han duplicado en una década, algo que pone de manifiesto que nuestro país tiene un importante campo de negocio en esta zona del mundo y que no cabe la menor duda de que va a seguir siendo elemental para nuestras empresas.

Muchas de las empresas españolas más potentes tienen intereses en lugares como lo son China o Arabia Saudí, lo que obliga de alguna manera a tener a su disposición a personas que conozcan estos idiomas de una manera muy importante. ¿Qué ocurre? Que estos dos idiomas no han sido tan influyentes en el sistema educativo como el inglés, por lo que son muchas menos personas las que los conocen. Así nos lo han comentado los profesionales de Eikatrad, una agencia de traducción que ha visto cómo esta situación se ha convertido en una de las razones por las cuales son cada día más las empresas que requieren de sus servicios.

Una apuesta de presente y de futuro

A nadie le cabe la menor duda de que hacer lo posible por desarrollar modelos de negocio en estas dos zonas del mundo es algo muy importante. Y es evidente que, para ello, la comunicación y el conocimiento de estos idiomas es imprescindible. Ese es el motivo que está haciendo que sean muchas las empresas que estén confiando en agencias de traducción como de las que venimos hablando para tratar de que su comercio internacional siga teniendo una salud que podamos considerar como envidiable y que tan importante es para nuestra economía.

Y es que el comercio exterior es una de las grandes necesidades para que un país económicamente dé de sí. La autarquía no es posible en los tiempos que corren y los mercados nacionales no son suficientes para muchos de los sectores que se sitúan dentro de un país. Ese es el motivo por el que es necesario encontrar una manera de comunicarse con otras naciones situadas más allá de nuestras fronteras y se seguir creciendo como país. Esa es siempre una cuestión necesaria para hacer mucho más extensiva nuestra influencia.

La burocracia, la peor enemiga de los emprendedores de este país

Hay una máxima que todos tendríamos que tener en cuenta a la hora de plantear medidas para favorecer la creación de empleo no solo en el interior de nuestras fronteras, sino en todos los sitios: hay que facilitar la creación de empresas para tratar de conseguir que baje el nivel de desempleo que vive una sociedad como la española, que ha sido dada en muchas ocasiones a vivir situaciones de este estilo que además se han recrudecido por momentos. Y la verdad es que a todos nosotros nos ha tocado padecer alguna de ellas en algún instante de nuestra vida. 

La verdad es que no cabe la menor duda de que, en un país como el nuestro, la burocracia ha tenido un impacto realmente negativo en lo que tiene que ver con la creación de empresas. Son muchos los papeles y los trámites que han tenido que realizar los responsables de los negocios para tratar de conseguir iniciar una actividad para la cual han tenido que realizar una inversión realmente grande. No cabe la menor duda de que eso resta potencia e inmediatez a todos los comercios que surgen en el interior de nuestras fronteras. No es una buena noticia. 

El portal web Empresa Actual informaba, en una noticia, de que la creación de empresas en el año 2018 había sido de más de 90.000 unidades. Esta es una buena noticia, pero resulta imposible pensar en cuántas entidades podían haber surgido durante el mismo periodo de tiempo si desde las instituciones públicas se hubiese reducido el número de trámites que son requeridos para empezar a realizar la actividad que toque en cada caso. Y es que no cabe la menor duda de que cuanto más crece el número de trámites, menos crece el de empresas que arrancan. 

Pero fijaos lo que apunta una noticia que fue publicada el pasado mes de agosto en el diario El Español. Aseguraba que, en el mes de junio, había decrecido el número de empresas por tercer mes consecutivo. Eso nos quiere decir algo, y es que el repunte de nuestra economía podía estar viviendo sus últimos coletazos. Para combatirlo, es evidente que hay que ponerles las cosas fáciles a los empresarios. Y poniendo más y más trámites, como ha venido sucediendo, no es la mejor manera de hacerlo ni mucho menos. Ya ha quedado claro es más de una y más de dos ocasiones. 

En un momento en el que desde las instituciones públicas no se dan cuenta de la necesidad de reducir los trámites para facilitar la creación de empresas, los pequeños empresarios que quieren arrancar una actividad están contratando a personas especializadas en este tipo de trámites y asesoramientos para intentar empezar a sacar rédito de su actividad. Es lo que nos han comentado los profesionales de una entidad como lo es Trámites Fáciles Santander, una entidad especializada en este tipo de cuestiones y que ha recibido la llamada de una buena nómina de clientes potenciales en los últimos tiempos. 

Y la verdad es que este trabajo es el que está permitiendo sobre todo a las pequeñas empresas iniciar su modelo de negocio. La importancia que esto tiene para la sociedad española es bastante grande, puesto que son las pymes las que generan una mayor cantidad de empleo y las que hacen que, de alguna manera, no existan monopolios, que son los verdaderos problemas que pueden llevar a un sector al encarecimiento de todos los productos que están asociados de una manera directa o indirecta con él. Desde luego, está claro que esto no beneficiaría a nadie. 

El sector público tiene que cambiar su manera de actuar 

Hay que tener claro que el sector público tiene que cambiar su manera de proceder ante este tipo de situaciones. No podemos seguir impidiendo que los emprendedores de este país se choquen contra un muro una y otra vez cuando tratan de iniciar un proyecto que, a fin de cuentas, va a resultar beneficioso para la sociedad en tanto en cuanto va a generar empleo y va a proporcionar productos o servicios que van a interesar a una buena cantidad de personas. No tiene ni sentido ni explicación. 

La verdad es que nos encontramos en un momento en el que las empresas tienen más problemas que nunca a la hora de empezar a desarrollar su actividad. Creemos que no cuesta tanto hacer que el trabajo de los emprendedores, que ya de por sí es bastante complicado, sea algo más fácil y no haya tantas restricciones en lo que tiene que ver con la constitución de las empresas. Y es que no cabe la menor duda de que son los emprendedores los que más y mejor contribuyen a que el empleo sea una constante en una sociedad como la nuestra.

La reproducción asistida, un servicio característico de nuestro país

Durante muchos años, España ha sido uno de los países más tradicionales y menos avanzados del mundo. Por suerte, la democracia y la Constitución trajeron una apertura de miras que, desde luego, han permitido que la sociedad de nuestros días nada tenga que ver con lo que era antes. Ahora, España es uno de los países que cuenta con una mayor amplitud de miras en muchos aspectos diferentes y, además, somos un país que ha ganado en lo que tiene que ver con libertades y derechos. Es justo poner en valor este aspecto tan importante de nuestra nación y que no siempre valoramos. 

De no haber sido como os hemos contado, la verdad es que habría mucha gente infeliz en el interior de nuestras fronteras. Mucha más de la que tenemos a día de hoy, no os quepa la menor duda. Serían muchas las personas que no verían cubiertas sus necesidades básicas y serían todavía más las que no sintieran que sus demandas son atendidas por la sociedad en la que viven. Eso implicaría que el sentimiento de pertenencia de nuestra gente fuera bastante flojo y que muchas personas no se sintieran identificadas con la idea de país que se defiende en España. 

En los párrafos que siguen os vamos a hablar de uno de los ejemplos que más claro dejan este asunto. Hablamos de una cuestión como lo es la de la infertilidad. ¿Quién iba a ponerse en España durante el Franquismo a hablar de este asunto o a decir en público que no tenía la posibilidad de tener hijos? El problema, además, era más grande si lo sufría una mujer, que aparentemente era un instrumento para que la sociedad se regenerase. Afortunadamente, en España han cambiado mucho las cosas y las personas que ahora no pueden tener hijos tienen esa necesidad bien atendida. 

Una noticia que fue publicada en el portal web El Médico Interactivo indicaba que más o menos es un 15% de la población la que es estéril y que, por tanto, no tiene opción de concebir a un hijo o hija de manera natural. Se trata de una situación muy peligrosa y muy dañina desde el punto de vista psicológico. Es como aquella persona que pierde a un ser querido. Y es que a nadie le cabe la menor duda de que este problema ha sido la causa de la infelicidad de muchas pero que muchas personas en España. Y no solo de ahora. 

La verdad es que, líneas generales, podemos sentirnos orgullosos de ser españoles en lo que tiene que ver con el tratamiento que recibe la gente que, por circunstancias de la vida, no tiene la capacidad para tener hijos e hijas. La verdad es que las posibilidades son inmensas, en España se ha desarrollado toda una gama de servicios que tienen como finalidad la resolución del problema. Los profesionales de Ivi Global Education, un máster en todo lo que tiene que ver con la reproducción asistida, nos han comentado que, desde luego, tienen estudios que demuestran que ha crecido la felicidad de las personas que necesitan sus servicios en los últimos años. Eso, en efecto, es realmente importante. 

Además, tenemos un apunte interesante que dar y que os puede resultar curioso. Según una noticia que fue publicada en el portal web Diario Médico, España es el país que atrae más turismo que tiene que ver con la reproducción asistida. Y es que somos una referencia absoluta en esta materia, algo que no solo nos confiere un beneficio económico que aquí es algo meramente secundario, sino que nos otorga una dignidad con la que no puede contar ninguna otra nación en el mundo. Y eso dice mucho de nosotros y de cómo ha cambiado nuestra sociedad. 

Una opción realmente interesante para parejas de mujeres del mismo sexo

La verdad es que el hecho de tener a mano una cuestión como lo es la de la reproducción asistida también beneficia a un sector de población como lo es el homosexual. Gracias a diferentes técnicas que tienen que ver con este tipo de reproducción, estas personas también encuentran la posibilidad de concebir, algo que es de una importancia bastante grande para ellas y que, desde luego, pone de manifiesto lo que antes apuntábamos: que España es un país con muchas cosas que decir, y todas buenas, en este ámbito. 

Estamos convencidos de que los próximos años van a seguir por los mismos caminos. La verdad es que nuestro país, a pesar de ser una referencia en todo lo que tiene que ver con la reproducción asistida, todavía tiene cosas que mejorar y que pulir, como es natural. Pero estamos en camino de hacerlo y de convertirnos en una nación sin rival en este sentido. Y es que la reproducción asistida es uno de los servicios que no debería faltar en ningún lugar del mundo. ¿Acaso hay algo que sea más bonito que el de contribuir a traer a una persona a este mundo?

Cuando una lavadora en casa no es tan habitual

La rutina diaria es algo que no valoramos hasta que lo perdemos. Es algo que tenemos cada vez más comprobado y para lo que ya tenemos una enorme cantidad de ejemplos a todos los niveles. Está más claro que el agua. Y en el artículo que aquí empieza os vamos a comentar uno de los ejemplos que más claro dejan que esta es una realidad que va en aumento con el paso de los años. Hablamos del simple pero importante hecho de disponer de una lavadora en nuestra vivienda. 

Es probable que muchas de las personas que estéis leyendo este artículo consideréis que disponer de uno de estos artilugios es lo más normal del mundo. Pero la verdad es que, por desgracia, es más habitual no disponer de él que, en efecto, contar con una en nuestra vivienda. Por eso hay muchos de vosotros y vosotras que deberíais consideraos afortunados. Y es que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Y lo sabe bien la gente que, habiendo dispuesto de una lavadora, ha tenido que trasladarse a una vivienda que no dispone de ella. 

¿Dónde demonios ocurre esto? os estaréis preguntando. Pues bien, ocurre en lugares tan cercanos a nosotros como lo son las ciudades de Madrid y Barcelona, en las que un porcentaje importante de las viviendas son de un tamaño muy reducido que no deja margen a que tengamos un electrodoméstico como del que venimos hablando. Seguro que tenéis a algún conocido o conocida que se encuentra en una situación similar a la que os estamos comentando. Los estudiantes de diversas ciudades de España y que se trasladan a Madrid o Barcelona son los que más notan el cambio. De tener una lavadora en casa se trasladan a un piso en el que no tienen espacio para tener uno de estos aparatos. 

Pero hay razones peores por las cuales no se dispone de una lavadora. Uno de ellos es desvelado sin tapujos por el diario 20 Minutos, que hace referencia a que más de la mitad de la población mundial no tiene la capacidad suficiente, ya sea por dinero o por falta de electricidad o acceso al agua corriente, de tener a mano algo tan útil como un elemento que nos permite lavar nuestra ropa en apenas unos minutos sin que nos tengamos que desgastar en hacerlo a mano, una actividad a la que, tristemente, todavía están acostumbradas muchas personas a lo largo y ancho de todo el mundo. 

Fijaos en un dato que nos ha sido ofrecido por el portal web del medio Economía de Hoy, que indica que son hasta 14 los millones de hogares que, solo en el interior de nuestras fronteras, no cuentan con lavadora y secadora juntas. La verdad es que esto es sintomático y se debe a una gran cantidad de factores. Primero, la falta de poder adquisitivo de muchas personas para hacer frente a este pago. Segundo, la falta de acceso de mucha gente también a bienes como lo son la electricidad y el agua corriente. Pensamos que no, pero este tipo de problemas siguen siendo tan reales como la vida misma. 

Teniendo en cuenta que no todo el mundo tiene lavadora en España, ¿cómo se las ingenia una persona o una familia en estas condiciones para adecentar su ropa? La solución reside en las lavanderías, un negocio que está en aumento teniendo en cuenta los datos que nos han sido aportados por los profesionales de Lavatur, una entidad especializada en suministrar los electrodomésticos correspondientes para la realización de esta labor. Y es que, al parecer, la cuota de mercado de estas lavanderías permanece al alza desde hace ya unos cuantos años en España. 

Un servicio realmente de utilidad 

La verdad es que nos genera cierta angustia el solo hecho de pensar qué tendríamos que hacer para conseguir una limpieza de nuestra ropa si no fuera por las lavanderías. La verdad es que este tipo de negocios generan un servicio que realmente es de extrema necesidad para las familias y que permite cubrir una de las máximas para tener una calidad de vida decente y una dignidad: la limpieza y la higiene. Desde luego, sin esas dos cuestiones sería imposible cumplir con esas premisas. 

Es evidente que hay que intentar que todo el mundo tenga opciones a su disposición para tratar de que su vida sea lo más digna posible. Por desgracia, eso no es posible en todos los lugares ni países de todo el mundo. De hecho, hasta en el país más rico hay gente que no tiene acceso a estos servicios. El servicio que prestan las lavanderías es, en este sentido, elemental para que, de una manera no demasiado costosa, todo el mundo tenga acceso a lo que, en resumidas cuentas, es un derecho básico, el de la limpieza o la higiene. Si todo el mundo no tiene esto a mano, es que algo falla y tiene que ser resuelto.