Creativa

¿Cuáles son las temperaturas ideales para cada bebida?

Cuando se trata de las bebidas que consumimos, las temperaturas son fundamentales para que podamos disfrutarlas en su totalidad, pues muchas veces no se aprecian las propiedades y su sabor, porque una temperatura equivocada afecta lo que va a recibir el consumidor. Para disfrutar de una bebida de la mejor manera, hay que tomar en cuenta cómo se almacena y a qué temperatura se sirve, pues como ya hemos mencionado, las propiedades se pierden si se entregan demasiado calientes o demasiado frías según el caso que corresponda.

Cuando se trata de las bebidas que consumimos, las temperaturas son fundamentales para que podamos disfrutarlas en su totalidad, pues muchas veces no se aprecian las propiedades y su sabor, porque una temperatura equivocada afecta lo que va a recibir el consumidor.

Para disfrutar de una bebida de la mejor manera, hay que tomar en cuenta cómo se almacena y a qué temperatura se sirve, pues como ya hemos mencionado, las propiedades se pierden si se entregan demasiado calientes o demasiado frías según el caso que corresponda.

Si tomamos esto en cuenta, es importante que sepamos qué debemos hacer si queremos consumir bebidas que mantengan sus propiedades tanto de olor como de sabor, además de poder conservarlas correctamente para que nos aseguremos de que cuando volvamos a tomarlas, estén en perfectas condiciones.

¿A qué temperatura se deben consumir las bebidas?

Como hemos mencionado antes, las temperaturas son fundamentales para que se les pueda aprovechar todas sus cualidades, propiedades y sabores, por ello, hemos hecho una pequeña guía que pueda ayudar a conocer cuál es la temperatura ideal para cada bebida

Bebidas no alcohólicas

Estas bebidas son las que se consumen constantemente y en muchos casos, lo hacemos de la forma incorrecta, lo que hace que pierdan valor nutricional.

  • Agua: Cuando el agua se encuentra entre 12˚C y 15˚C (53.6˚F-59˚F), sabe más refrescante y es mejor para la salud. Esto se debe a que las propiedades físicas como la densidad y viscosidad han cambiado; el agua a esta temperatura se vuelve muy similar al agua existente en las células biológicas vivas y es fácilmente absorbida por el cuerpo. A su vez puede ayudar al metabolismo, aumentar el contenido de hemoglobina en la sangre y mejorar la función inmunológica.
  • Jugos de fruta: A nivel general las personas suelen consumir frutas a temperatura ambiente o frías. En el caso de los jugos, una temperatura baja puede ayudar a mantener la fruta fresca, por lo que la mejor temperatura para potenciar el sabor en los jugos es 8˚C-10˚C (46.4˚F-50˚F),
  • Té: El té es una bebida que por lo general se consume caliente, sin embargo, es muy fácil equivocarse en lo que se refiere a temperatura, lo que ocasiona que se pierda el aroma, el sabor y color. Se recomienda que el té negro se consuma a 85˚C (185˚F), mientras que en el verde la mejor temperatura es 74˚C-85˚C (165,2˚F-185˚F).
  • Refresco: En relación a las temperaturas de las marcas más comerciales del mundo, podemos recomendar consumir la Coca Cola a 3,3˚C (38˚F), mientras que la Pepsi a 5,6°C (42°F). Esto se debe a un fenómeno que va ligado a las burbujas, ya que estas le dan a las personas una sensación refrescante y la baja temperatura ayuda a realzar este sabor, mientras que si se encuentra a temperatura ambiente o calientes, la sensación es desagradable.
  • Lácteos: En el caso de los lácteos hay que pensar también en la absorción de nutrientes, eso significa que en primer lugar, se debe saber es que las temperaturas cambian las propiedades nutricionales de los mismos. Partiendo de allí, es importante saber que hervir la leche puede provocar la pérdida de nutrientes. Por ello se recomienda calentarla por debajo de 75°C (167°F) sin dejarla hervir; también puede tomarse a temperatura ambiente o a la misma temperatura sugerida para el yogur, que es 10°C y 12°C (50°F-53,6°F). Cuando se calienta el yogur, las bacterias activas del ácido láctico mueren y la separación de la leche y el agua provocará la pérdida de sus nutrientes, por lo que la temperatura adecuada para beber yogur es la que comentamos antes, esto para garantizar un buen sabor del yogur y facilitar la absorción por parte del cuerpo humano.

Bebidas alcohólicas:

Muchos errores se cometen en relación a la temperatura en la que se consumen las bebidas alcohólicas. Por supuesto, hay bebidas que son muy intuitivas, es decir, son sencillas de saber si son mejores frías o a temperatura ambiente, sin embargo, con esta lista tendremos un poco más clara la temperatura ideal para varias de ellas:

  • Cerveza: La cerveza es una bebida de bajo contenido alcohólico y la mejor temperatura para beber es de 7°C a 10°C (44,6°F a 50°F). Si la temperatura es demasiado baja, se pierden los aromas propios de la cerveza. Ahora bien, si se elige una cerveza oscura, la temperatura debe ser más baja que la que la mencionada anteriormente. El método popular consiste en poner la cerveza en el refrigerador y enfriar hasta que quede una fina capa de escarcha en la superficie de la botella.
  • Vino: Esta categoría es quizás la más complicada, pues depende del tipo de vino y de las características puntuales que tenga. En muchos casos las botellas tienen la temperatura recomendada en la etiqueta, pues al haber tantos tipos de vino, sus particularidades son diferentes. Sin embargo, podemos dar algunas recomendaciones generales:
    • Vino tinto: 16˚C-18˚C (60,8˚F-64,4˚F)
    • Vino blanco: 10˚C-12˚C (50˚F-53,6˚F)
    • Champán, vino espumoso: 8˚C-10˚C (46,4˚F-50˚F)
    • Rosa: 10˚C (50˚F)
  • Licores: En este punto también es particular, pues los diferentes tipos de licores también tienen variaciones según sus características. Sin embargo, las temperaturas ideales son las siguientes:
    • Whisky: 15˚C (59˚F)
    • Vodka: 7˚C (44,6˚F)
    • Brandy: 20˚C (68˚F)

¿Las bebidas alcohólicas pueden congelarse?

Hay mucha desinformación en relación a esto, sin embargo es muy sencillo resolver esta duda. Las bebidas alcohólicas pueden congelarse, pero por lo general es bastante complicado hacerlo en casa; esto se debe a que contienen etanol, un tipo de alcohol que necesita llegar a  los -114° para alcanzar su punto de congelación, lo que es imposible conseguir con refrigeradores domésticos.

Sin embargo, para desmentir completamente el mito de riesgo de congelar bebidas alcohólicas en casa, compartiremos una pequeña lista con las temperaturas de congelación de diferentes bebidas:

  • Cerveza: -12.54°
  • Vino: -15.39°
  • Sidra: -9.12°
  • Tequila: -51.3°
  • Ron: -49.02°
  • Whisky: -47.88°
  • Vodka: -45.60°

Como podemos ver, salvo que tengamos nitrógeno líquido (que se encuentra casi a menos 200°) es imposible que podamos congelar bebidas alcohólicas en casa. Sin embargo, siempre es importante tomar en cuenta que si bien muchas bebidas son mejores frías, no todas funcionan de la misma manera y corremos el riesgo de que pierdan cualidades tanto de sabor u olor, si se consumen extremadamente frías.

¿Cómo conservar las bebidas alcohólicas?

Para conseguir que las bebidas alcohólicas mantengan sus propiedades mientras se encuentran almacenadas, los profesionales de Vicave, especialistas en bodegas de vinos, nos recomiendan tomar en cuenta los siguientes aspectos según el tipo de bebida:

  • Licores oscuros: Los licores oscuros son aquellas bebidas como el ron, brandy o whisky que tienen una tonalidad bastante opaca. Para conservarlos correctamente se debe tener en cuenta el cierre, ya que es muy importante que no entre aire en la botella. Si esto llegase a suceder, el alcohol se oxidará mucho más deprisa. Para evitar la entrada de aire, se pueden usar tapones que cierran al vacío o ajustar muy bien las que vienen con las botellas.
  • Licores claros: Cuando nos referimos a los licores claros, estamos hablando de las bebidas que tienen una tonalidad transparente o muy clara, entre las que se encuentran la ginebra o el vodka. En estos casos la conservación se reduce a unos 2 o 3 años, siempre que las condiciones sean las mismas que con los licores oscuros. Mantener estas bebidas en un lugar oscuro y fresco, y tener un tapón bien enroscado para un cierre correcto, nos dará la oportunidad de disfrutar de ellas durante mucho más tiempo.
  • Licores con crema, leche o nata: Mientras los otros licores pueden mantenerse a temperatura ambiente durante un largo período de tiempo, los que contienen lácteos, tienen un proceso de conservación diferente, pues necesitan mantenerse en neveras que los mantengan a bajas temperaturas. De lo contrario estas bebidas pueden estropearse mucho antes.
  • Vinos: Los vinos, suelen ser un poco complicados por línea general, ya que tienen características diferentes y eso hace que a nivel de temperatura y conservación tengan necesidades distintas. Por lo general se recomienda que siempre se coloquen las botellas en disposición horizontal, esto para provocar que el vino esté en permanente contacto con el corcho, manteniéndolo humedecido y mejorando su estanqueidad. Sin embargo, esta regla no aplica a los vinos espumosos, en los que el contacto continuado del vino con el corcho puede terminar deteriorando el corcho y sacrificando la calidad de la bebida.

Es importante recalcar que a la hora de conservar bebidas alcohólicas, lo primordial es mantenerlas lo más alejadas posibles de la luz del sol, ya que el contacto prolongado con ella hace que se pierdan tanto sus propiedades en sabor y olor, como sus grados alcohólicos.

Tomando todo esto en cuenta, es evidente que la temperatura y la conservación de las bebidas, sean alcohólicas o no, es importante para que el consumidor pueda disfrutar de todas las características que estas ofrecen, siempre con responsabilidad y moderación.

Comparte esta publicación
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimos artículos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies