Nuevas maneras de darse a conocer en el negocio de la hostelería

En pleno año 2020, las posibilidades de hacer publicidad han crecido una barbaridad. Hoy en día tenemos muchos más medios para poder llevar a cabo una campaña que esté dedicada a la promoción de un determinado negocio o empresa. A las tradicionales formas de hacer publicidad se ha añadido una nueva, que es la que conocemos como marketing digital, que nos permiten estar presentes en todos aquellos lugares, tanto físicos como virtuales, en los que se mueve un volumen específico de población o un sector de la misma que nos interese por algún motivo en concreto. 

Desde luego, lo que está claro es que, si alguien no conoce nuestro negocio, es porque algo estamos haciendo mal. La población está más expuesta que nunca a la publicidad y el marketing y la verdad es que no ha habido otro momento en la Historia en el que la promoción de un negocio pueda llegar a ser tan efectiva. Por eso es imprescindible dedicar una parte del presupuesto anual en esta partida. Puede ser la mejor inversión que hayamos hecho a lo largo de nuestra vida. Y la verdad es que una oportunidad así no merece que la dejemos escapar de cualquier manera. 

Normalmente, los bares y restaurantes no han dedicado mucho dinero a publicidad. Lo cierto es que han funcionado muy bien teniendo en cuenta que su manera de promocionarse ha sido el boca a boca de la gente. Es evidente que esto puede llegar a ser muy efectivo, pero es idóneo que, en los tiempos que corren, usemos todos los medios que tengamos a nuestro alcance para dar a conocer el negocio a todas aquellas personas que sean susceptibles de visitarlo en algún momento. Sería la mejor manera de aumentar las opciones de crecimiento de nuestro negocio. 

Es evidente que hay negocios, como lo pueden ser las grandes cadenas de restaurantes, que sí que invierten en todo tipo de publicidad. Hemos querido coger el ejemplo de Starbucks, que ha dedicado cantidades en torno a los 250 millones de euros cada año en publicidad según lo que indica el portal web Statista. Es evidente que no tiene nada que ver este modelo de negocio a los de los bares más pequeños, pero siempre se puede sacar algo en positivo en lo que respecta a la inversión que hacemos en publicidad. 

Los bares y restaurantes tienen muchas formas de invertir en publicidad y muchas maneras de hacerlo de un modo de lo más original. Hay algo más allá de hacer un anuncio para televisión o de sacar una determinada publicación en redes sociales. Apostar por cuestiones relacionadas con el merchandising, por ejemplo, es una buena manera de promocionarse. O apostar por el fortalecimiento de la imagen de marca con la adopción de una determinada tipología de copas o vasos. Es precisamente esto último lo que parece ser tendencia en los tiempos que corren. Así nos lo han comentado los profesionales de una entidad como Giona Premium Glass, especializados en objetos como de los que venimos hablando. 

Los españoles siempre tenemos ganas de ir a un bar 

Si hay un país que pueda ser considerado como el rey de los bares, ese es, sin ninguna duda, España. Pero precisamente por eso es necesario que los negocios que se encuadren dentro de este sector apuesten por la inversión en publicidad. Es la mejor manera de destacar por encima del resto y tener así muchas más posibilidades de tener éxito en una actividad que nunca ha resultado sencilla para nadie. Desde luego, si además de ser un negocio en el que hay un exceso de oferta no nos promocionamos o no lo hacemos bien, tendremos muchas más opciones de perder que de ganar. 

Una noticia que fue publicada en el portal web del medio especializado Tourinews informaba de que los españoles gastamos una media de 1.900 euros en bares y restaurantes cada año. Es una cantidad bastante interesante y que debe ser tenida en cuenta a la hora de determinar la tremenda importancia que le damos a salir de casa y tomar algo por ahí. Y es que ese tipo de hábitos no van a cambiar a largo plazo. Y menos en un momento en el que nos hemos dado cuenta de lo que perdemos si no hay bares abiertos a los que podamos acudir. 

El negocio de la hostelería va a seguir funcionando bien en España por las cuestiones que os hemos comentado en el párrafo anterior. Desde luego, a nadie le cabe la menor duda de que será así. Para nosotros, pocos momentos hay mejores que el que implica salir de casa y disfrutar de nuestro tiempo libre en un bar o restaurante con nuestra gente, amigos o familia. Se trata de una de las tradiciones que no estamos dispuestos a perder y que tendremos que seguir promoviendo con el paso de los años.

Deja una respuesta