Creativa

Cuatro pasos para una venta segura

Hoy en día cuentas con cientos de páginas y aplicaciones donde puedes poner a la venta tus cosas viejas, siempre que se encuentren en buenas condiciones, y conseguir un buen pago por ellas. Solo sigue este paso a paso y despeja tu trastero mientras llenas tu alcancía.

A todos nos pasa que en algún momento de nuestras vidas nos encontramos viviendo en un museo improvisado de cientos de artículos que en verdad no necesitamos y nunca volveremos a utilizar. Y es que ya sean baratijas u objetos que en algún momento tuvieron un valor para nosotros, hay que aceptar que ahora se han convertido las entrañas de nuestro trastero.

Por supuesto, esta colección de sobrantes se convierte en un problema de peso si quieres mudarte o remodelar, pues la mayoría de nosotros no sabemos que hacer con ellos.

Sin embargo, como la necesidad es la madre de la invención, lo que para ti hoy representa un sobrante, para otros podría ser “justo lo que estaban buscando”, y si te atreves a convertir el proceso de limpieza profunda de tu trastero en un negocio, podrías deshacerte de todas estas cosas que ya no necesitas y a la vez, obtener algo a cambio por ello.

Hoy en día, por ejemplo, cuentas con cientos de páginas y aplicaciones donde puedes poner a la venta tus cosas viejas, siempre que se encuentren en buenas condiciones, y conseguir un buen pago por ellas. Solo sigue este paso a paso y despeja tu trastero mientras llenas tu alcancía.

1¿Qué vender?

Es posible, que en nuestras casas tengamos acumulados unos cuantos euros en cosas que no usamos y que están en perfectas condiciones de funcionamiento. 

Por ejemplo, es muy probable que tengamos diferentes modelos de videoconsolas porque hemos querido siempre jugar con el último modelo.

En el caso de la informática podemos encontrar también muchos ejemplos de cosas que no utilizamos y mantenemos en casa. Todos esos portátiles, monitores, impresoras, accesorios, etc. que ya no utilizamos están ocupando espacio en nuestro trastero y haciéndonos perder dinero.

Otro claro ejemplo son los juguetes. Todos estos juguetes usados y que se nos han quedado obsoletos mientras hemos ido creciendo pueden ser bien aprovechados para obtener unos ingresos extras y liberar espacio en las habitaciones.

Por su parte, el mercado de ropa usada no es nuevo, pero en los últimos años han aparecido plataformas y aplicaciones móviles que facilitan y optimizan este proceso. Si la prenda está en buen estado, puede venderla por entre el 60 y el 80 % del precio por el que la compraste, y tal vez un poco más caro si tiene menos de un año.

Ponlo todo a la venta, incluso aquello no esperes vender. Nunca sabes quien está buscando eso que tienes en casa y que no usarás más nunca.

2.      ¿Por cuánto vender?

Ahora que tienes claro qué vas a vender, debes averiguar su precio justo de venta.

El punto de partida esencial es ponerle precio a tu producto, especificando cuáles serán los gastos de envío, pueden estar incluidos, variar según el país, el tipo de envío o si el correo es urgente o certificado. Para ello, son aconsejables tres pautas: buscar qué precio tienen artículos iguales o similares en plataformas digitales, consultar con expertos, sobre todo en el caso de antigüedades, objetos vintage o piezas de coleccionismo, y usar comparadores especializados. Eso si,  es bueno apuntar alto pero no demasiado, para no espantar a la clientela.

3. ¿Dónde vender?

No seas conformista y publica tu anuncio en todas las web de segunda mano que conozcas. Así ampliaras tu campo de venta, y de éxito.

En internet hay muchas páginas donde se venden artículos de segunda mano, incluso al mayor, donde puedes ofertar tus cosas, conocer muchas personas interesantes que podrían convertirse en tus compradores y sacar provecho de tus sobrantes de una forma fácil y a solo un click. De hecho, Liquistocks, página especialista en la compra y venta de stock de segunda mano, te recomienda utilizar las páginas que se encargan de todo el proceso de venta a cambio de una pequeña comisión de la transacción, si eres de aquellos que prefiere confiar el proyecto en un experto en la materia.

Incluso, podrías apostar por las páginas de trueque. Esta práctica milenaria puede ser muy útil para salir de objetos que ya no se utilizan o de regalos que no gustaron y conseguir algo que realmente te interese. Hay apps como Obsso que se especializan en transacciones de trueque o que dan esta opción.

Este tipo de transacciones son interesantes, pues no necesariamente ambos productos de la transacción deben valer lo mismo, sino que el factor más importante es que ambas partes consigan lo que buscan. Es decir, puede que tenga sentido intercambiar un móvil de alta gama por una bicicleta: todo depende de las necesidades y de las circunstancias de cada persona.

4. ¿Cómo vender?

Escoge la forma de pago y de entrega, ya que además de un anuncio bonito y un producto atractivo, tendrás más posibilidad de transformar en dinero esos trastos que no usas si ofreces formas de pago y envío sencillas y rápidas. Infórmate sobre los precios y condiciones de entrega de distintas empresas de transporte para escoger la mejor opción y presume de las facilidades cuando los clientes te contacten.

Comparte esta publicación
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimos artículos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies