Creativa

Música y niños: un placer sin obligaciones

¿Cómo entiendes si un niño quiere probar suerte en el estudio de un instrumento musical? ¿Cuál es la mejor manera de transmitir el amor por la música respetando sus inclinaciones? Descubrámoslo juntos.

Si tu horario está sobrecargado, ten cuidado de no sobrecargar el tiempo de tu hijo. Es bueno ofrecer experiencias nuevas y estimulantes, pero un niño no es un administrador. Sus días no deben estar llenos de una apretada agenda de actividades. Sobre todo, nada de imposiciones. Y eso vale para los deportes, el curso de inglés o la música si es lo que estás pensando.

La música debe ser un experimento, y luego una elección libre y sin obligaciones del propio niño. La propuesta hacia la cultura musical siempre es positiva pero es fundamental una gran empatía, atención y disposición para acompañar al pequeño durante la experiencia. El padre siempre debe ser parte activa, el proceso educativo es algo que crean los maestros de música, la cuestión no es la de imponernos 10 minutos al piano todos los días, explica la profesional Kristina Kryzanovskaya.

Un descubrimiento gratuito y paulatino

Si estás pensando en introducir a tu hijo en la música, probablemente te estés preguntando a qué edad puede empezar a tocar un instrumento. Y ya sobre este primer punto, es necesario aclarar mucho. La pregunta, en estos términos, está mal, no hay una edad ideal (ni siquiera una receta), la correcta es cuando el niño libremente expresa el deseo de tocar un instrumento.

Generalmente, esto puede ocurrir alrededor de los 4-5 años, pero es necesario seguir un camino que siempre ponga al niño y sus deseos en el centro escolar. El primer paso es acercarse a la música de forma gradual y lúdica. El enfoque óptimo es el de los cursos grupales preparatorios diseñados para niños de 3-4 años donde se descubre todo el universo musical de una manera divertida. La voz y el ritmo son parte de una introducción a la música y las manos golpean con percusión. El primer instrumento es la voz y el ritmo del cuerpo, no lo olvidemos. Si durante esta experiencia, el niño comienza a mostrar un interés particular y mucha atención hacia una dimensión musical, puede experimentar con el estudio de un instrumento.

¿Violín o piano?

El camino correcto es el curso preparatorio que le permite al niño conocer muchos aspectos de la música y los instrumentos y luego elegir espontáneamente lo que más le interesa. En cualquier caso, el enfoque propedéutico por excelencia lo ofrece el piano porque asegura una retroalimentación inmediata: se presiona una tecla y se obtiene un sonido, y poco después notas. En este sentido es el instrumento rey de la propedéutica musical aunque se encuentre entre los conjuntos para ser tocados a nivel profesional.

Y para ser aún más claro, la edad adecuada, por lo tanto, es cuando el niño destaca claramente un deseo: “¡Mamá, quiero tocar el piano! Si el niño insiste mucho en un instrumento, también se puede probar con lecciones, en cualquier caso el padre/madre NUNCA debe decidir a qué se debe dedicar el niño. Esto es realmente incorrecto y podría negar el desarrollo de un posible interés futuro.

La regla de oro: sin presión

La idea de acercar al niño a la música siempre es positiva, pero cuidado: el interés del niño debe ser genuino y no una ambición, y mucho menos un forzamiento por parte de la familia.

Este es otro punto esencial. La educación musical sigue siendo una buena opción, pero no significa necesariamente que todo el mundo tenga que convertirse en músico. Si los padres lo creen, es importante confirmar esa elección todos los días y renovarla juntos. Pero el niño también puede decidir abandonar este camino. En definitiva, es fundamental aclarar los objetivos si el niño es muy pequeño, y debe ser él quien pida jugar y decidirlo por sí mismo, incluso a los 4 años.

Y por si el pequeño no decide nada, dejemos la ansiedad de lado. Tocar un instrumento es difícil, es un esfuerzo y, si no parte de él, ya hemos fracasado desde el principio, porque, en cualquier caso, tendrá que afrontar momentos de aburrimiento y frustración. A través de la música también se educa al niño a mantener un compromiso pero todo es relativo, porque si entiendes que en realidad odia este tipo de lenguaje, hay que parar y dejarlo en paz.

No hay música sin esfuerzo

Incluso si el niño parece decidido a continuar con un instrumento, y la pasión puede continuar a nivel amateur o convertirse en un logro profesional, la idea de talento sin ningún esfuerzo es una abstracción. Hay pocos genios que repiten una canción en 5 minutos, el resto es fruto de una educación musical. Junto al interés, por lo tanto, siempre hay un componente de esfuerzo. Pero es tarea de la familia explicar y seguir el camino del niño: ciertamente no se puede delegar la disciplina al piano, por ejemplo, sólo al maestro. La colaboración de la familia es fundamental, es un camino para compartir juntos, con los padres a la vista.

Es importante dar el mensaje correcto al niño: “¿Recuerdas la costosa caminata y subida para ver ese fantástico panorama en las montañas? ¡Aquí, si podemos completar esta melodía, es lo mismo!”. Y, por lo tanto, el niño se centra en la satisfacción de su logro.

¿Un compromiso diario? Depende

Quien piensa en el estudio de un instrumento como una rígida cita diaria se equivoca. Porque, incluso por el momento, es necesario seguir un enfoque muy gradual y, solo cuando el estudio se profesionaliza, impone plazos mucho más precisos.

Al principio, media hora con el maestro es suficiente, una vez por semana, posiblemente con la presencia del padre que puede así comprender (y luego repetir) los rudimentos que el niño está aprendiendo. Y, en casa, 2-3 veces por semana, probar juntos lo que aprendieron en clase, jugando.

Estudiar un instrumento es una mezcla de juego y compromiso, pero no debe dejarse a merced del maestro. Cuando la relación se intensifica, la presencia de los padres en las lecciones ya no es necesaria. Por lo general, este es el momento de la práctica diaria, que puede llegar después de un año o incluso de 6 meses: todo depende de la respuesta del niño, que es muy subjetiva e impredecible.

En este punto, si el niño está listo para el compromiso todos los días, debe, sin embargo, estar de acuerdo. Porque si el interés ha sobrevivido, ahora es tarea del maestro (siempre que tenga nociones tanto pedagógicas como musicales) negociar con el propio niño el tipo de compromiso. El adulto debe evaluar lo que el niño necesita para su desarrollo musical, en función del nivel para que progrese bien.

La prueba de 9

Después de todo, es el propio niño quien demuestra la profundidad de sus inclinaciones hacia la música. Después de 2 a 4 años de estudio, cuando el niño va a la escuela primaria, es posible comprender si el camino será más profesional o no. En general, si el interés por la música ha durado 4-5 años, eso es significativo. No olvidemos, sin embargo, que con un buen profesor, puede seguir con la vida a un nivel amateur, porque progresas y obtienes resultados decentes.

Desgraciadamente aquí, la cultura de la música clásica por pasión no está muy extendida salvo en ciertos círculos sociales.

En definitiva, aunque no seas músico, estudiar un instrumento siempre es una buena oportunidad, pero no hay atajos fáciles. He aquí otra cuestión sobre la que aclarar, la del método. La mayoría de los métodos son admirables sobre el papel pero al final, no tiene sentido, es absurdo pensar que uno es mejor que otro. Todo depende de la sensibilidad pedagógica del maestro hacia el niño, la forma en que se aplica un método es lo que hace la verdadera diferencia.

Todos juntos… con pasión

En este punto, si el niño en edad escolar continúa estudiando y desarrolla sus habilidades con un instrumento, ¿puede ingresar a una orquesta?

Para formar parte de una orquesta se requiere un nivel mínimo de preparación técnica, y cada uno, a su criterio, tiene su propio conjunto de solicitudes. Aquí se requiere el equivalente al tercer año del curso de conservatorio. En cualquier caso, incluso las escuelas de aficionados suelen tener su propia orquesta e incluso en el aula experimentan la música juntos.

En resumen, la música es una experiencia hermosa para todos, incluso para aquellos que no aspiran a convertirse en un nuevo Mozart. Y en cada ciudad hay cursos preparatorios adecuados para los más pequeños. Se aconseja informarte con serenidad sobre las escuelas y las lecciones (al menos para la propuesta inicial) y luego referirse a los conservatorios. Incluso la idea de cómo sacar lo mejor de menos, no tiene mucho sentido, un joven músico puede ser muy buen maestro para un niño y uno con mucha experiencia no tiene empatía y habilidades de relación.

Al final, el secreto siempre es escuchar las señales y opiniones de tu hijo.

Comparte esta publicación
Facebook
Twitter
LinkedIn
Más comentados

Una visita por Ponferrada

Si tienes pensado hacer una escapada en las próximas semanas nuestra recomendación de hoy es que visites Ponferrada Una localidad de El Bierzo con

El transporte de mascotas

El transporte de mascotas por vía aérea cada vez es algo más solicitado En este sentido hay empresas que llevan dedicándose a ello desde hace

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies