Creativa

Porches de madera, un elemento para disfrutar más aún tu casa de campo.

Hemos visto porches de madera en infinidad de películas. En Estados Unidos, todas las casas de los granjeros tienen un porche. Lo vimos también en “Doctor Zhivago”, lo que da a entender que los porches también son frecuentes en las casas de la campiña rusa. Son bonitos, pero sobre todo son un elemento que nos hará disfrutar más aún nuestra casa en el campo.

En las películas, la familia al completo sale a desayunar al porche. Preparan la mesa con una jarra de zumo de naranja recién exprimida, una bandeja con tortitas, platos individuales con huevos fritos y beicon, y esa melita con café de la que se sirve todo el mundo. Es el comienzo de la jornada. En el cine, el preámbulo de la acción.

Al atardecer, los personajes salen al porche a tomar el fresco. Con esa mecedora de madera en la que siempre está sentada una señora mayor. Cuando llega la noche, mientras haga buen tiempo, los porches son lugares ideales para cenar al aire libre.

Ramón tiene una casa en la sierra de Madrid rodeado de pinos. Desde que escuchó en una conversación la posibilidad de instalar un porche en su casa, no ha dejado de darle vueltas a la idea. La de reuniones con amigos, en su futuro porche, que ha llegado a imaginar. Se informó por internet sobre los pros y los contras. Finalmente, contactó con Pergoland, una empresa que lleva años instalando estructuras de madera en domicilios particulares, y se lo colocaron. Hoy, el porche es la parte preferida de su casa de la sierra.

Conozcamos un podo más sobre esta opción.

Cómo se coloca un porche de madera.

Los porches de madera son trabajos hechos a medida. Ninguna fachada de una casa es igual. En el blog demadera.info nos dan una serie de consejos para colocar un porche en nuestra casa. Estos son los más importantes:

  1. Consideraciones previas. Para montar el porche emplearemos tornillos para madera, nunca clavos. De esta forma le daremos más consistencia a la estructura. Las vigas y travesaños se unirán entre sí por medio de herrajes, tipo escuadras, lo que reforzará la unión. Para construir la estructura del techado, debemos respetar cierta inclinación, dependiendo de la forma del tejado que vayamos a colocar sobre él.
  2. Utilizaremos madera tratada para exteriores. Este es un requisito fundamental para que el porche nos dure muchos años. Para eso, compraremos la madera tratada en autoclave, acondicionada de fábrica, o le aplicaremos un barniz especial nada más instalar el porche.
  3. Es preferible usar madera laminada en lugar de madera aserrada. La madera laminada nos asegura un comportamiento uniforme al someterlo al peso de la cubierta. Por otro lado, esta madera es más resistente y sufre menos deterioro a largo plazo.
  4. Importancia del asentamiento de los pilares en el suelo. Los porches se sujetan sobre un mínimo de dos pilares colocados en la parte exterior. Estos pilares deben estar perfectamente asentados en el suelo, para evitar que la estructura se venga abajo. Antiguamente, se clavaban en la tierra, como los postes de la luz. Actualmente, la solución más utilizada es asentarla sobre una zapata de hormigón, enterrada en el suelo, como si fuera un pequeño cimiento. Para reforzarlo, se une la base con una cubierta de metal, parecida a los tacos de las patas de las mesas, atornillado al pilar y a la zapata.
  5. Colocación del techado. El techo del porche debe tener una inclinación de al menos un 25% para asegurar la evacuación del agua lluvia. La cobertura puede consistir en un techo a dos aguas o en una pendiente descendiente desde la pared de la fachada hasta el extremo del porche. El techo del porche suele consistir en una plancha de madera colocada sobre vigas traviesas. Estas deben estar protegidas por encima por una superficie impermeable. Las tradicionales tejas de cerámica son la mejor solución para ello.

Las enormes posibilidades decorativas de los porches.

La revista de decoración Elle Decor resalta las posibilidades de decoración que ofrecen los porches de madera. Son espacios de exterior como los jardines, los patios y las terrazas. Para acondicionarlos debemos utilizar muebles de jardín, que soporten bien la intemperie. Aun así, en él se pueden diseñar diferentes espacios acogedores. Todo depende de tus gustos y el uso que le vayas a dar. Aquí te damos algunas ideas.

  • Espacio chil out. Es un espacio para relajarnos, leer un libro a media tarde o reunirnos con los amigos para tomar unas cervezas y escuchar algo de música en plan tranquilo. Bajo el techo del porche podemos colocar un par de sofás de exterior, alguna butaca de mimbre y una mesita de cristal en el centro. Siempre formando una especie de círculo abierto, donde la mesita marca el epicentro.
  • Montar un cenador. El porche es un lugar estupendo para cenar durante las calurosas noches de verano. En ocasiones, se está mejor en exterior que en el interior de la casa. Al menos se percibe la poca brisa que pueda correr. Para montar el cenador podemos poner una mesa grande de exterior, con sus respectivas sillas. Si el mobiliario es de madera y tiene el mismo tono que los pilares del porche, se crea un ambiente encantador.
  • Al lado de la piscina. Hay propietarios de casas en el campo que tienen instalada una piscina en el jardín de la casa. Una opción es construir un porche en la pared de la casa colindante a la piscina. De esta forma creamos un espacio en el que poder relajarnos a la sombra entre baño y baño. En el porche podremos colocar tumbonas y unas pequeñas mesitas cuadradas en las que dejar el libro que estamos leyendo, la revista, el móvil o depositar sobre ella un vaso con refresco.
  • Porche tradicional. Los porches son lugares que se han utilizado tradicionalmente para salir a tomar el fresco en verano. Es como la costumbre que aún existe en algunos pueblos del sur del país, donde los vecinos sacan un par de sillas a la calle y montan tertulias improvisadas entre ellos. En este caso podemos colocar mecedoras y sillas de exterior, ubicadas en línea. También podemos instalar una caseta para el perro, para que esté cerca de nosotros y una zona de juegos para los niños.
  • Aire mediterráneo. Si las paredes de nuestra casa son blancas, podemos darle un toque rústico, recubriendo la parte interior del techo con paja, sujetada por barrotes de madera. Rememorando las gavilleras de las casas de pueblo del sur. Para remarcar esta decoración, lo ideal es combinarlo con muebles de color blanco y azul que aporten un ambiente marinero.
  • Porche cerrado. Algunos propietarios deciden cerrar su porche con estructuras de aluminio o PVC y cristal, lo que les permite aprovechar el espacio durante todo el año. Es una más de sus múltiples posibilidades. De esta forma, transformamos el porche en una habitación más de la casa. Un lugar, que además, podremos climatizarlo, manteniéndolo fresco en verano y caliente en invierno.

Veladas inolvidables.

Para la gente que tiene casa en el campo, sus lugares preferidos suelen ser las terrazas, la zona de la piscina y el jardín. Sitios donde puede hacer vida en el exterior, disfrutar del clima y entrar en contacto con la naturaleza. La mayoría de los recuerdos que guardamos de las estancias en estas casas están relacionados con estos lugares. Los porches de madera entran en sintonía con ellos. Son espacios que le aportan personalidad a la casa.

Los porches son escenario de largas conversaciones a la fresca. Reuniones con los amigos, en las largas noches de verano, donde no apetece irse a dormir y donde tranquilamente se habla de lo divino y lo humano con una copa de vino en la mano.

Lo más importante de estas veladas es la compañía. Pero es que los porches invitan a la reunión. Es un espacio especial que tienes en tu casa y que te apetece aprovecharlo en compañía de la gente a la que aprecias y con la que te sientes bien.

Si tienes una guitarra a mano, puedes tirarte toda la noche tocando y cantando canciones con los amigos. La casa está en el campo, no molestas a los vecinos. Podéis alargar la fiesta hasta que os apetezca. Parece un plan sencillo, pero seguro que os lo pasáis bien y os apetece repetir.

Cuando avanza la noche, podéis observar el cielo desde el porche. Tomarte un helado o un refresco, mientras contemplas, sentado en una butaca, la luna y las estrellas. Un momento especial e inolvidable, que difícilmente podrás revivir un día normal, trabajando y viviendo en la ciudad.

Si adquirimos una casa en el campo, lo que deseamos es relajarnos y vivir momentos especiales en contacto con la naturaleza. Con un ritmo de vida más sosegado del que llevas en la ciudad. Instalar un porche de madera en tu casa de campo te permite disfrutar esos momentos, sencillos y agradables, que te hacen sentirte bien.

 

Comparte esta publicación
Facebook
Twitter
LinkedIn
Más comentados

Una visita por Ponferrada

Si tienes pensado hacer una escapada en las próximas semanas nuestra recomendación de hoy es que visites Ponferrada Una localidad de El Bierzo con

El transporte de mascotas

El transporte de mascotas por vía aérea cada vez es algo más solicitado En este sentido hay empresas que llevan dedicándose a ello desde hace

Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies