¿Qué debes tener en cuenta antes de alquilar una furgoneta?

Cuando pensamos en alquilar una furgoneta puede ser para las más variadas tareas. En el caso de que por ejemplo sea para hacer una mudanza, siempre se puede optar por alquilar una furgoneta sin conductor, lo que hace posible que la puedas alquilar por el tiempo que precises y no haya que estar haciendo varios de viajes para poder completar la mudanza.

Vamos a ver todo lo necesario para poder alquilar una furgoneta:

El proceso bastante más fácil

Internet ahora nos lo pone más fácil, pues puedes acudir a los comparadores online o a las compañías especializadas. Mouronte creen que Internet ha valido para que cada vez la gente tenga más sencillo el poder comprar o alquilar un vehículo para responder a las necesidades que se tengan. Antes todo era más farragoso.

El tamaño debe ser el necesario

Algo que es importante conocer es que cuando se alquila una furgoneta no se debe tomar la de mayor tamaño o la más reducida. No olvidemos que en el mercado la mayor parte de las marcas tienen muchos modelos entre los que podemos elegir. Lo hacen para que cualquiera pueda tener el tamaño adaptado a lo que necesita. En este sentido lo mejor es saber qué capacidad vamos a necesitar o consultarlo con los profesionales del transporte.

Las condiciones para la reserva

Muchas personas cuando van a alquilar una furgoneta no hacen demasiado caso a las condiciones en las que se reservan los vehículos. Esto siempre es bueno leerlo y además es obligatorio, puesto que de lo contrario luego vienen los lamentos.

Los kilómetros que sean necesarios

Cuando se alquila una furgoneta hay que pensar que son muchas las empresas que se dedican a limitar los kilómetros que se pueden llegar a realizar con ese vehículo. Muchas veces hay empresas que no tienen esos límites, pero si queremos evitar el estar pagando por cada uno de los kilómetros que hagamos dinero de más, lo mejor es mirar de forma detenida la política con respecto al kilometraje que nos ofrecerá cada furgoneta en cuestión.

Este tema siempre es de gran importancia y hay que tenerlo en cuenta, pues no podernos olvidarnos de este tema. Desconocerlo puede suponer algún disgusto importante.

Portar la documentación necesaria

Antes de que elijas el tamaño que quieras que tenga la furgoneta, tendrá que ser el adecuado para lo que se quiera usar. Por todo ello es fundamental saber la clase de documentación que tendremos que llevar para poder llevar esa furgoneta. La DGT dice que se pueden diferenciar entre dos clases de permisos de conducir:

EL B: Este sirve para los vehículos de hasta 3.500 kilos.

EL C: Vale para conducir furgonetas de entre 3500 y 7500 kilogramos. Aquí no olvides que entran el C1 y el C+E.

No hay que olvidar que dependiendo de la carga que movamos y el tiempo que se le dedique a ello es posible que incluso precises la tarjeta de transporte, aunque hay grandes posibilidades de que no vayas a necesitarlo, puesto que por lo general los alquileres de furgonetas son para hacer mudanzas puntuales, por lo que no ibas a precisar de esta tarjeta.

Clases de conducción

En este sentido es necesario pensar que conducir un automóvil y una furgoneta no son lo mismo, ya que no son los mismos vehículos, ni utilizan las mismas suspensiones.

Muchas veces la gente se sorprende porque esperaban algo más cómodo, pero lo cierto es que suelen ser más rudas, algo debe entenderse, pues están destinadas a cargar y a tener un sentido bastante más práctico de a lo que estás destinados los automóviles.

Como has podido ver, alquilar una furgoneta merece mucho la pena y nos puede hacer la mudanza u otro tipo de usos bastante más fáciles que si lo hiciésemos con nuestro coche, pero también hay que valorar una serie de cosas para que el alquiler valga la pena, pues esto siempre es algo necesario si queremos acertar en la elección.

Si vamos a las marcas, lo cierto es que cada vez se han ido sumando más fabricantes a este sector, y si antes lo más fácil era recomendar furgonetas alemanes o francesas, ahora las japonesas o las coreanas están en franco aumento, pues también tienen una adecuada relación/precio.

Paciencia y ver muy bien las opciones que tengamos en mente y optar por la que se acerque más a lo que estás buscando, puesto que de esta manera tendremos claro que la posibilidad de acertar siempre va a estar más cerca, justo lo que se quiere cuando alquilamos una furgoneta.

Deja una respuesta