Creativa

La importancia de una buena higiene bucal

El tener una dentadura limpia y una salud higiene bucaldental correcta no es solo sinónimo de limpieza, de sonrisa preciosa y de buen sabor de boca, lo es también de salud. Y es que no somos conscientes de la importancia que tiene una correcta higiene bucal para nuestras vidas. Así, hoy te vamos a hablar de tres importantes enfermedades, que se pueden evitar, o al menos, llevar mucho mejor si tenemos estos hábitos.

El tener una dentadura limpia y una salud higiene bucaldental correcta no es solo sinónimo de limpieza, de sonrisa preciosa y de buen sabor de boca, lo es también de salud. Y es que no somos conscientes de la importancia que tiene una correcta higiene bucal para nuestras vidas. Así, hoy te vamos a hablar de tres importantes enfermedades, que se pueden evitar, o al menos, llevar mucho mejor si tenemos estos hábitos.

Contra el VIH

Las fundamental que la población y los profesionales sanitarios, entre los que se encuentran los dentistas, sean conscientes de la importancia de diagnosticar la infección lo antes posible. El dentista puede detectar y tratar síntomas del VIH en la cavidad bucal como infecciones por hongos, bacterias y virus, además del trastorno de boca seca, periodontitis severa y verrugas que pueden derivar en cáncer oral.

El Consejo General de Dentistas recomienda a las personas que sufren esta patología que realicen los controles y limpiezas bucales necesarias, y sigan unas pautas de higiene bucodental esenciales, incluyendo el cepillado dental después de cada comida con pasta dentífrica fluorada, el uso del hilo dental y colutorio adecuado, prescrito por el dentista.

Igualmente, es importante recordar que las clínicas dentales son espacios seguros y saludables, y están preparadas para tratar pacientes con cualquier enfermedad infectocontagiosa.

Cáncer oral

El cáncer oral puede presentarse de muchas formas, pero existen unos signos llamados de “alarma” que deben obligar a consultar urgentemente con el dentista. Puede aparecer como una mancha de color blanco o rojo en la boca, o una pequeña úlcera dura que se parece a un afta común y que no se cura en unas dos semanas. Otros síntomas incluyen dolor o dificultad para tragar, hablar o masticar. El dolor de oído persistente también puede ser una señal de advertencia. El retraso del paciente en solicitar ayuda hace que el 70% de los cánceres orales no se detecte en la fase inicial, de mucho mejor pronóstico para la supervivencia. Las autoexploraciones y las visitas periódicas al dentista permitirán detectar a tiempo posibles signos cancerígenos.

Asimismo, un alto consumo de frutas y vegetales ha demostrado tener un efecto protector frente al cáncer oral. Ingerir, al menos, una pieza de fruta diaria y/o vegetales ayuda a reducir el riesgo de esta patología en un 50%, según datos del Atlas de Salud Bucodental en España 2022.

Contra el ELA

La Sociedad Española de Neurología (SEN) estima que en España se diagnostican al año de 1 a 2 nuevos casos de ELA por cada 100.000 habitantes, siendo la tercera enfermedad neurodegenerativa más común después del Alzheimer y el Parkinson. En el Día Mundial de la ELA, el Consejo General de Dentistas quiere dar visibilidad a esta enfermedad, recordando la importancia de los cuidados bucodentales en las personas que sufren esta patología.

El Consejo General de Dentistas recomienda seguir una serie de pautas para realizar una correcta higiene bucodental:

  • – Cepillarse, al menos, dos veces al día durante dos minutos con pasta dentífrica fluorada.
  • – Seguir un orden específico del cepillado para no olvidar ninguna zona. Por lo general, se recomienda dividir la boca en cuatro cuadrantes (dos para la parte de arriba y otros dos para abajo). En cada cuadrante, se deben cepillar todos los dientes y todas las superficies, al menos, 30 segundos.
  • – Cepillar también la lengua. Se recomienda realizar su limpieza al finalizar el último cepillado nocturno, con el cepillo, aunque existen raspadores especiales que son muy eficaces. En determinados casos, esta higiene puede acompañarse del uso de un enjuague específico, previamente prescrito por el dentista.

Si se usa un cepillo manual, mejor elegir uno de cerdas de dureza media, con un cabezal no demasiado grande para permitirle llegar a las zonas más internas de la boca, y no hay que olvidar cambiarlo cada 3-4 meses o antes si hemos tenido una infección respiratoria o una amigdalitis.

Consejos

Los espacios entre un diente y otro acumulan un tercio de toda la placa bacteriana, de ahí la trascendencia de eliminarla. En caso contrario, las bacterias se acumularán en estas zonas, pudiendo provocar caries e inflamación gingival. Además, la gingivitis puede evolucionar a una patología más grave (periodontitis), con pérdida del hueso que rodea a la raíz. Asimismo, el acúmulo de bacterias y de restos alimentarios también es responsable de una gran parte de los casos de mal aliento (halitosis).

Para limpiar bien entre los dientes existen dos opciones: seda dental o cepillo interdental. Los estudios demuestran que la seda dental elimina el 73% de la placa dental, mientras que el cepillo interdental acaba con el 93%. Pero usar uno u otro depende de si existe suficiente espacio entre los dientes para poder introducir el cepillo interdental, por lo que el dentista indicará qué método es el más apropiado para cada persona y dará las instrucciones para usarlo adecuadamente.

Comparte esta publicación
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimos artículos
Categorías

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies